Título: Conversaciones con mi enano de jardín
Autor: Jean-Paul Didierlaurent
Editorial: Seix Barral
Año de edición: 2019

Descripción: Director comercial de un negocio de figuras de enanos de jardín, Xavier Barthoux lleva una vida anodina y organizada como esposo y padre modélico. Tras descubrir en la casa de verano que el muro del patio presenta una fisura, el protagonista —alentado por su nueva amistad con su propio enano de jardín, Número 8— pasa de lo que iba a ser una simple reparación, a un vertiginoso viaje iniciático. Dada la imposibilidad de reparar la grieta del muro, decide excavar en ella para encontrar su origen: resulta que la ubicación de la casa se encuentra en las antípodas de una isla neozelandesa, por lo que el protagonista decide emprender una aventura junto a Número 8 que los llevará a Nueva Zelanda en busca de respuestas.

Puntuación: 

Reseña: La lectura de este libro ha sido justo lo que esperaba. Lo había pillado pensando que sería una de esas lecturas de verano que se te hace amena, sin ser pesada, llena de risas y que puedes leer casi de un tirón y efectivamente, así ha sido.

Seix Barral nos presenta una fábula bastante alocada y surrealista en la que el protagonista de la obra se cuestiona su vida y en plena búsqueda de sí mismo decide tomar las riendas de su vida de una manera delirante.

La historia está contada con bastante humor, enmascarando así la desesperación que tiene Xavier Barthoux, un hombre totalmente corriente que lleva años como director comercial en una empresa que fabrica figuras de enanos de jardín.
Todo comienza mientras desayuna al aire libre en su casa y descubre una grieta en la pared de su jardín que le cambiará totalmente su vida. Xavier llevaba hasta entonces una vida de lo más común, viviendo con total resignación y cayendo en la rutina del día a día. Su esposa no le da mayor importancia a esta grieta que él descubre, pero el protagonista le da otro sentido totalmente diferente. Donde ella ve una simple grieta, él la toma como un pequeño problema que puede provocar grandes dramas, y piensa que debe lidiar con este incidente antes de que siga propagándose y tome grandes proporciones, obsesionándose finalmente por ello. Pienso que el autor quiere mostrarnos la grieta como una metáfora a los pequeños problemas y que Xavier decide plantarle cara antes de que vaya a más.

Aquí es donde conocemos a Número 8, un enano de jardín de unos 60 centímetros hecho en barro que mantiene Xavier en su casa como reliquia. El enano acompañará a lo largo de su obsesión a Xavier, con el que puede charlar y jactarse juntos, sin que su esposa lo note, dándole bastante humor a la obra con diálogos surrealistas y que te hacen soltar alguna que otra carcajada. Este personaje le da consejos a lo largo de su aventura y le insta a prestar atención a las señales que se le van presentado.

A raíz de esto, Xavier considera que no tiene otra misión que cumplir que arreglar la grieta del jardín para evitar que esta crezca arruinándole su casa y comienza con una serie de decisiones radicales que cambiaran su vida y lo llevarán incluso a las antípodas, a un pequeño pueblo situado en las islas Chatham, en Nueva Zelanda, buscando así su ideal opuesto.

En resumen, se trata de una lectura enigmática llena de risas que nos lleva por historias locas que se van desarrollando gradualmente y nos mantiene en suspense hasta descubrir su final ya que no puedes por un momento imaginarte cómo puede acabar toda esta historia.