Título: El cuarto mono
Autor: J. D. Barker
Editorial: Destino
Año de edición: 2018

Descripción: El detective de la policía de Chicago Sam Porter investiga el caso de un hombre atropellado, pues los indicios en la escena del crimen apuntan a que se trata de El Cuarto Mono, un asesino en serie que ha estado aterrorizando la ciudad. Su modus operandi consistía en enviar tres cajas blancas a los padres de las víctimas que secuestra y mata: una primera con una oreja, una segunda con los dos ojos, y otra con la lengua; y finalmente dejar abandonado el cuerpo sin vida en algún lugar.
El hombre atropellado llevaba una de esas cajas blancas. Se inicia así una frenética carrera contrarreloj para averiguar dónde se encuentra encerrada la próxima víctima.

Puntuación: 

Reseña: Decidí comprar este best seller al haber leído a través de las redes sociales buenas opiniones sobre él. Quizás tenía enormes expectativas y a mi personalmente no ha terminado de engancharme. Me encanta leer thrillers similares a este, y la verdad, que para mi gusto, he leído algunos que me han enganchado más. No quiero decir que sea mal libro, sino que no ha terminado de convencerme, esperaba algo más de esta obra.

He de decir que si te termina enganchando, puedes leerlo rápidamente, ya que consta de bastantes capítulos y tiene una lectura bastante ágil.

La historia comienza con la muerte de un presunto asesino en serie que ha aterrorizado a la sociedad durante cinco años. Los detectives encuentran un diario personal que lleva la victima encima, en el que nos cuenta la oscura, dura y retorcida infancia por la que vivió el asesino. Es conocido como el cuarto mono, debido a los famosos tres monos japoneses y su significado (No ver el mal, no escuchar el mal y no decir el mal). En este libro, el cuarto mono representa «No hacer el mal».

El asesino sigue una serie de pasos similares con cada una de sus víctimas, primero envía a la familia dentro de una pequeña caja, el oído de la persona capturada (no escuchar el mal). Posteriormente, los ojos (no ver el mal) y tras ello, la lengua (no decir el mal). Tras estas salvajadas, es encontrado el cadáver con un letrero que pone No ver el mal, dándose a conocer así al cuarto mono.

Los detectives, a través de pistas y del diario encontrado, intentan meterse en la mente del asesino para poder dar con el paradero y salvar a su última víctima. Una carrera contra el tiempo para poder salvarla, ya que se piensa que aún está viva.

En resumen, un thriller bastante perturbador, con muchas descripciones macabras que te mantiene intrigado hasta conocer su desenlace, metiéndote de lleno en la mente del propio asesino.