Título: Los días rotos
Autor: Gregorio Casamayor
Editorial: Acantilado
Año de edición: 2018

Descripción: Éste es el relato de siete meses en la vida de Tomás Sepúlveda, un hombre de cincuenta y cinco años prejubilado, casado, con dos hijos en la distancia y el padre en una residencia. Un hombre tan normal que casi parece un estereotipo. Pero a través de sus anotaciones, escritas quizá para llenar las muchas horas que su nueva vida ha dejado disponibles, descubrimos a un personaje intenso, vivo y tan lúcido que sus pensamientos dan testimonio de toda una generación: la de aquellos hombres que sienten como el que más, pero no acostumbran a hablar de ello.

Puntuación: 

Reseña: Con este libro, Acantilado nos presenta una novela con una historia real, de total cotidianidad; la historia que podría ser de cualquier persona que conozcas, la historia de un vecino tuyo, la de un amigo, la de tu padre, o simplemente, la tuya misma. Pero esta vez, nos adentramos en la vida de Tomás Sepúlveda a lo largo de siete meses de su vida.

A modo de diario y contada en primera persona, comenzando un miércoles, 29 de febrero de 2012, vamos adentrándonos en la vida y la intimidad del protagonista, un hombre sencillo, un ingeniero prejubilado que con 55 años, aún dispone de mucha vida por delante. Esta pronta jubilación hace que Tomás tenga grandes aspiraciones y sueños por cumplir al no verse atado a un trabajo en su pronta edad, así como es el sueño recurrente que le encantaría realizar; viajar en caravana a lo largo del mundo junto a su mujer.

A lo largo de los días va descubriendo que no solo le basta con desearlo, sino que llega a verlo como un sueño imposible al verse atado a ciertas obligaciones, como es atender los últimos días de su padre, ingresado en una residencia y el que apenas le reconoce en sus visitas; el declive de la relación con su mujer, sumando también el distanciamiento de sus dos hijos que viven en el extranjero y no poder disfrutar de ellos ni de sus nietos en su día a día.

Se trata de una narración bastante melancólica ante la soledad en la que vive, pero hace que te adentres de lleno en la vida de Tomás, con el que nos podemos identificar fácilmente ya que el autor nos narra su día a día de forma sencilla, con actividades habituales como es ver el fútbol junto a sus amigos en un bar regentado por chinos, o las descripciones de su transito por las calles de Barcelona.

Ante todos estos problemas cotidianos, vemos como Tomás no logra tener una vida completa ya que a pesar de una pronta prejubilación se le presenta una vida complicada, con problemas habituales que podríamos tener cualquiera de nosotros. A lo largo del libro conocemos también un trauma que le atormenta durante toda su vida, un trauma que le es imposible olvidar desde su juventud, y del cual no logra perdonarse a sí mismo.

En general se trata de un libro muy recomendable que te engancha, que habla del amor, de la muerte, de la familia, y que a pesar de no vivir situaciones extraordinarias, hace que sientas la curiosidad por adentrarte en la vida y la cotidianidad de una persona que podría ser cualquiera de nosotros.