Título: Vozdevieja
Autor: Elisa Victoria
Editorial: Blackie Books
Año de edición: 2019

Descripción: Tiene nueve años. Su nombre es Marina, pero en el cole la llaman Vozdevieja. Este verano en Sevilla, el primero después de la Expo del 92, es tan largo y tan seco que ella no sabe si llorar o reír. Si quiere que todo cambie o que todo siga igual. Porque aún juega con muñecas Chabel pero ya mira revistas para adultos. Porque su madre está enferma y ella ya se imagina en un convento rodeada de huerfanitas. Porque todo el mundo, también su padre, insiste en desaparecer. Porque su mejor amiga es su abuela, quien le guisa, la peina, se deja cortar esas uñas como alacranes, le cuenta su amor por Felipe González, le dice tranquila, le enseña nuevos tacos, le cose vestidos de flores. Luego sale y esos vestidos le molestan tanto como si fueran de lija. Y aun así, Marina siempre tiene hambre: de vida, y de filetes empanados.

Una voz única, tierna, lírica y divertidísima

Puntuación: 

Reseña: Vozdevieja es otro de esos libros que te saca la sonrisa, y con más razón si has vivido tu infancia entre los años 80 y 90, un libro imprescindible para realizar un viaje por nuestra infancia.

Se trata de una novela super tierna y divertida, donde la joven autora Elisa Victoria nos da a conocer la infancia de Marina; una niña de 9 años que vive en Sevilla durante el verano del año 92 y en el colegio es llamada Vozdevieja por sus compañeros.

Una niña que me ha hecho revivir mi infancia, ya que nos recuerda montones de momentos vividos similares a los de ella como es el hecho de que cada fin de semana se vaya a casa de su abuela, donde le están permitidas ciertas ventajas como poder la palabra «mierda» y donde vemos gran complicidad con ella; se puede decir que realmente su mejor amiga es su abuela con la que puede mantener multitud de conversaciones y secretos, como los romances que tiene su madre. Imagino que a muchos de nosotros nos ha pasado esto, que llegara el fin de semana y el principal objetivo era andar a tus anchas en casa de un cómplice como tu abuela.

El punto triste de toda la novela es la grave enfermedad por la que pasa la madre de Marina, y por lo que con más razón, tiene que pasar más tiempo aún con su abuela, viviendo parte de su infancia con ella para mantenerla alejada de dicha enfermedad.

Lo más característico de la novela es la forma con la que Marina cuenta su noventera historia desde el punto de vista de un niño que podría ser cualquiera de nosotros, justo antes de su adolescencia, con total cotidianidad y la originalidad de un lenguaje entre lo perverso y lo inocente sobre pensamientos que pueden surgir en la infancia, donde aparecen muchos momentos escatológicos que te hacen soltar carcajadas.

Es también una novela donde aparecen multitud de referentes infantiles de los años 90, como son los juguetes con los que juega, según ella ya no juega con nenucos porque son para bebés, ella juega con sus muñecas Chabel y Barbies, y descubrimos que lee a escondidas revistas como el antiguo «El Vibora«, una revista para adultos que encuentra por su casa procedentes del nuevo novio de su madre y así va descubriendo la sexualidad.

Otra gran razón por la que hay que leer este título es por su bonita portada, que ya viéndolo desde fuera, estéticamente, me llamó mucho la atención. Me encanta como Blackie Books cuida los detalles en el diseño de sus libros.