Título: Zuleijá abre los ojos
Autor: Guzel Yájina
Editorial: Acantilado
Año de edición: 2019

Descripción: Corre la década de 1930 en la pequeña aldea de Tartaria donde viven Zuleijá, su rústico marido, treinta años mayor, y su anciana suegra, empeñada en castigarla por no darle nietos. La educación recibida impide a la joven resentir siquiera el grado de servidumbre al que está sometida o desear una vida distinta. Pero cuando una serie de acontecimientos la arranquen de su pequeña familia y la arrojen a un mundo no menos brutal, pero sí más ancho y diverso, lleno de personas de distintas procedencias, oficios y credos, verá desmoronarse sus creencias más arraigadas. Con el tiempo, no obstante, este forzoso exilio material y moral permitirá a Zuleijá dar y recibir afecto, engendrar e incluso decidir su suerte. Con una prosa tan vivaz como versátil y la inmensa perspicacia psicológica de la gran tradición novelística rusa, Guzel Yájina recrea distintas voces y relata el espléndido despertar de una mujer cuya epopeya ha emocionado a miles de lectores en todo el mundo.

Puntuación: 

Reseña: Tras leer esta novela, entiendo por qué ha conseguido el Premio Gran Libro 2015 en Rusia. Ha sido uno de esos libros que te enganchan y si no fuera por sus abundantes páginas, te leerías de una sola sentada.

La primera impresión al tener el libro en mis manos fue de respeto, tiene abundantes páginas, con un tamaño de letra no muy elevado y pensé que se me haría más largo, pero al comenzar a leer sus primeras páginas ya no pude parar hasta que me leí cerca de cien en una sola sentada.

La novela está basada alrededor de la vida de Zuleijá, una mujer que vive en en una aldea de Tartaria con su marido Murtazá y su suegra a la que llaman Vampira, situada la historia en la Rusia soviética de los años 30.

En sus primeras páginas vemos cómo es la vida de la protagonista, una vida dura y complicada, ya que es maltratada, sobre todo psicológicamente, por su marido y por su suegra. A través de los primeros capítulos leemos cómo ambos la humillan a diario, añadido también el duro trabajo que tiene la obligación de realizar en su día a día. 

Se trata de una lectura bastante dura, sobre todo en su comienzo debido al maltrato y las situaciones por las que tiene que pasar Zuleijá. Te adentras en la piel de ella y sientes hasta rabia, ya que la educación que había recibido desde niña es la de aceptar y no poder ni quejarse ante las situaciones que vive. Conocemos además que tuvo cuatro hijas que al poco de nacer fallecieron y su suegra incluso le hace sentir culpable por haberlas perdido.

La historia da un giro de 180 grados cuando los soldados comunistas llegan a su aldea y le quita todos sus bienes. Además, la obligan a ser deportada a Siberia junto con otra gran multitud de campesinos donde muchos de ellos mueren en el viaje que realizan en tren durante varios meses. Allí conocemos a otros personajes que son de gran importancia en el resto de la obra.

Durante esta etapa vuelve a quedarse embarazada y a pesar de la esclavitud que sufre durante este tiempo, poco a poco comienza a ver la vida desde otro punto de vista, y tal como da titulo al libro, al fin Zuleijá abre los ojos.

Para haber sido el primer título con el que debuta Guzel Yájina ha sido todo un descubrimiento. Por momentos me ha recordado a la literatura de Tolstoi. He de decir que me gustó mucho más el comienzo del libro al ser más intenso y frenético que el resto, pero en ningún momento se me hizo pesado, considero que está muy bien escrito donde abundan las descripciones de los lugares y personajes que conocemos. ¡Libro muy recomendable!.