Título: Riesgos de los viajes en el tiempo
Autor: Joyce Carol Oates
Editorial: Alfaguara
Año de edición: 2019

Descripción: En el Estado rígido y totalitario en el que tiene lugar esta historia, los viajes en el tiempo, tanto como sus peligros, son muy reales. Sin embargo, aquí no son el origen de divertidas aventuras, sino castigos del poder contra individuos subversivos.

Individuos como Adriane Strohl, aunque ella nunca hubiese sospechado ser una chica peligrosa. Después dar su discurso de graduación y a modo de «rehabilitación» por Traición y Cuestionamiento de la Autoridad, Adriane es enviada a Wainscotia, una ciudad que solo existía ochenta años antes, en 1959. Pero su idealismo no entiende de saltos temporales y no puede evitar cuestionar los principios que rigen su sociedad, con resultados liberadores… pero también estremecedores.

Puntuación: 

Reseña: Ha sido mi primer acercamiento a Joyce Carol Oates con el que tenía grandes expectativas con solo leer la sinopsis de este ejemplar. Me hubiera encantado darle mejor puntuación, ya que empezó la historia de forma prometedora, con un gran potencial y siendo altamente adictiva pero según iba avanzando la obra fui perdiendo algo de interés.

Se nos presenta una novela distópica que podría compararse con 1984 o El cuento de la criada, donde al comienzo de la obra se nos plantea una sociedad vigilada por un poder totalitario y controlador, con la gente separada incluso por el tono de su piel, en la que una joven de 17 años, en un discurso preuniversitario, llama demasiado la atención en una sociedad en la que está prohibido pensar.

Hay tal control que es detenida y como castigo pasa a ser una exiliada para que cambie su manera de comportarse y es enviada de vuelta en el tiempo a Winsconsis, durante los años cincuenta, viajando ochenta años en el pasado, donde las mujeres estaban condenadas al hogar, con la inexistencia aún de móviles ni ordenadores.

Es prometedor este comienzo que hizo que me enganchara a la lectura, pero tras esto, la historia pasa a contar la experiencia de Adriane en el exilio, recordando mayoritariamente a la gente que dejó atrás, con reflexiones sobre el tiempo y el lugar desde el que ha sido exiliada, y es a partir de aquí donde ya prácticamente no pasa nada más interesante, tan solamente una lucha intensa por adaptarse a este nuevo mundo.

En resumen, un libro intrigante escrito con toques filosóficos, que puedes interpretar de diferentes maneras y en el que tras sus letras hay una gran crítica a la sociedad y la manipulación que tienen los gobiernos opresivos sobre la sociedad.