Título: La campana de cristal
Autor: Sylvia Plath
Editorial: Literatura Random House
Año de edición: 2019

Descripción: Esta es la historia de una chica que tiene todo lo que una joven puede desear en el Nueva York de los años cincuenta: una carrera prometedora, un pretendiente que estudia medicina y toda una vida por delante. Esther Greenwood ha ganado una beca para trabajar en una revista de moda en la gran ciudad y siente que por fin podrá realizar su sueño de ser escritora. Pero entre cócteles, noches de fiesta y pilas de manuscritos descubre una sociedad que repudia las aspiraciones de las mujeres y su vida empieza a desmoronarse. Esther -alter ego de la autora- se encierra en sí misma, como si estuviera atrapada en una campana de cristal: respirando continuamente el mismo aire viciado y sin posibilidad de escapar.

Más de cincuenta años después de su publicación original, La campana de cristal se ha convertido en un clásico moderno, y las palabras de Plath, con la nueva traducción de Eugenia Vázquez Nacarino, conservan todo su impacto. Esta obra icónica, como dice Aixa de la Cruz en el prólogo, «viaja al presente como una corriente eléctrica y nos interpela de tú a tú, sin mediaciones».

Puntuación: 

Reseña: Ha resultado ser una lectura que te eriza la piel, no solo por la forma con la que está escrita, sino por el significado que hay tras ella.

No conocía de nada a Sylvia Plath y hace poco, informándome sobre su vida y obra, no he podido resistirme a leer su primera y única novela, ya que además había leído bastantes buenas críticas gracias a sus libros de poesía.

No se trata de una novela cualquiera, sino que Plath la escribió bajo un seudónimo a modo de semi-biografía, siendo la historia de Esther, protagonista de la obra, un reflejo de la vida de Plath. Para quien no lo sepa, Sylvia Plath se suicidó unas semanas antes de la publicación de esta novela.

La novela nos presenta a Esther, una joven que comienza con una prometedora vida, buena estudiante y a la que se le presentan espléndidas oportunidades en Nueva York. Sin embargo, a pesar de tener todo a favor, no se siente satisfecha con sus logros, hay algo en sus pensamientos que se vuelven oscuros y le hacen caer en una gran depresión. A lo largo de la novela aparecen multitud de momentos donde vemos que su único objetivo es el suicidio. La protagonista es medicada por diferentes psiquiatras y pasa por multitud de tratamientos en diferentes instalaciones para combatir el gran colapso mental que tiene. Plath nos describe así a una joven que se siente vacía, con una gran cantidad de inquietudes y pensamientos feministas no acordes con la época que le tocó vivir.

En resumen, una dura novela inquietante y conmovedora donde nos da a entender que a pesar de ser excepcionalmente inteligente, popular y a pesar de disponer de un gran talento, no te evita de caer en una inestabilidad mental ni de caer en una gran depresión. Es complicado no leer esta novela sin pensar en la vida de la propia autora, tomándola como un grito de ayuda, lo que hace que la lectura sea de gran crudeza, conociendo a través de la propia víctima, como es vivir con depresión.